miércoles, enero 11, 2012

Alguien más.

Pintura de Francis Bacon.

A veces me pregunto
si mi vida
no será más que el sueño
de algún tipo,
cuya vida es el sueño
de alguien más.
Y que,
yo,
en mis sueños,
sueño con él.
Y entonces voy directo a la katársis-paradoja-delirio de mi abstracta mente,
en la que veo
a más de uno y más de una
conocidos y conocidas por mí,
ya de sobra,
saludando,
detrás del espejo,
mirándome a los ojos fijamente,
y gritándome,
con fervor y alevosía,
que despierte.
Y yo digo que no,
porque en ese extraño sueño
en el que me hallo
encuentro la respuesta
del soñador que sueña con el que me sueña,
y lo comprendo todo:
el sentido, la función, el cómo y el por qué.
Pero siempre despierto,
y todo me parece tan real
y tan falso a la vez
que siempre me descubro
preguntándome
si mi vida
no será más que el sueño
de algún tipo,
cuya vida es el sueño
de alguien más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario